Las cifras del sector cárnico español.

24/03/2017
  • Carnicería

Según datos facilitados por ANICE (Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España) la industria cárnica es el cuarto sector industrial de nuestro país, sólo por detrás de la industria automovilística, la industria del petróleo y combustibles, y la producción y distribución de energía eléctrica. Este sector está formado por cerca de 3.000 empresas, muchas de ellas pequeñas y medianas, aunque se ha constatado el paulatino desarrollo y consolidación de grandes grupos empresariales, algunos de ellos líderes a escala europea. La producción conjunta de todas estas empresas hace que la industria cárnica ocupe con diferencia el primer lugar de toda la industria española de alimentos y bebidas, representando una cifra de negocio de 22.600 millones de euros, el 21,0% de todo el sector alimentario español.

Esta cifra de negocio supone aproximadamente el 2,1% del PIB total español, el 13,1% del PIB de la rama industrial y casi el 4% de la facturación total de toda la industria española. El empleo sectorial directo de estas empresas, 84.000 trabajadores, representa el 23,5% de la ocupación total de la industria alimentaria española.

En 2016, la carne de porcino española ha registrado un nuevo hito de producción, al superar por primera vez los 4 millones de toneladas, lo que marca un año más un nivel histórico nunca alcanzado. Por su parte, los sectores de vacuno y ovino asentaron la tendencia de recuperación iniciada a partir de 2013 y, así, la producción de carne de vacuno creció un 1,9%, hasta las 637.737 toneladas, y el ovino/caprino creció un 1%, alcanzando 126.341 toneladas.

El sector cárnico español exportó el pasado año un total de 2,27 millones de toneladas de carnes y productos elaborados de todo tipo por valor de 5.562 millones de euros a mercados de todo el mundo, lo que representa un crecimiento del 16,7% en volumen y el 14,8% en valor respecto a 2015), con una balanza comercial cada vez más positiva, en este caso del 494%. Estas cifras tan positivas se basan en buena medida en la trayectoria exterior imparable del sector porcino, ámbito donde España es ya uno de los cuatro primeros exportadores mundiales, junto a Alemania, Estados Unidos y Dinamarca.

La parte más importante de las exportaciones se dirige a la Unión Europea, y de este porcentaje, la mayor parte de los productos va a Francia, Alemania, Portugal e Italia. El sector tiene dos retos importantes en este terreno: incrementar las ventas exteriores a mercados extracomunitarios, e impulsar las exportaciones de productos de valor añadido, como los jamones ibéricos y serranos. En este sentido, hay que destacar que China es ya el principal cliente del porcino español, por delante de Francia, Italia y Portugal, y junto a otros grandes mercados asiáticos como Japón o Corea del Sur.

Archivo

2019
2018
2017
2016